jesus-crespo-yoil--2web

Lúbrica

1 de febrero

Lúbrica, escurridiza, vibrante. Jesús Crespo entiende la pintura como un organismo viviente. Pulso y latido. Sístole y diástole. Membrana y flujo. Como una serie en continua transformación, las piezas de la serie Lub resbalan por la mirada en un perpetuum mutabile. Pinturas que nacen en la mitad de la noche, cuando los sueños se convierten en extrañas figuraciones y las pesadillas en caligrafías desconocidas. Gesto y deseo lubricando la mirada. No se trata de realizar actos de ruptura, sino de buscar más bien otras continuidades.

Texto de Jesús Alcaide